“DEFIENDO LA INICIATIVA PRIVADA SIN SER UNA CAPITALISTA”: PIEDAD CÓRDOBA

La ex senadora liberal dice que se requiere reindustrializar al país.

En visita al EL HERALDO, la candidata presidencial Piedad Córdoba habló sobre su visión de la economía, el futuro de los diálogos con el Eln, el panorama de la izquierda, la primera vuelta y las encuestas en las que generalmente ha quedado en los últimos lugares.

Además, indicó que su fórmula vicepresidencial será un costeño, aunque no reveló su nombre. “Se trata de un intelectual muy reconocido en todo el país”, aseveró.

 P.¿En su programa, cuál es la prioridad para el Caribe?

R.Aquí hubo una constituyente que fue muy votada y que tiene que ver con el desarrollo integral de la región. Para mí esta región tiene mucho valor agregado. Tiene varios puertos y eso le garantiza industrializarse y exportar. Y no solo de exportar lo que otros hacen, sino, sobre todo, lo que nosotros hacemos, teniendo en cuenta la vocación de cada subregión. Eso, sin duda, va acompañado de una educación de calidad.

P.Uno de los temas a resolver es el de la inseguridad. La derecha es la que quizá mejor se apropia de ese discurso. ¿Usted, de izquierda, cómo va a afrontarlo?

R.

Para mí no es un tema encartador. Primero que todo, debemos tener una policía muy eficiente, que le garantice a la gente tranquilidad y que no le de miedo. Más allá de la corrupción, que a veces se vuelve en un discurso, a la gente le preocupa que digan que los policías están metidos en el microtráfico o que hacen parte del grupo de atracadores. Se debe exigir que haya un cuerpo de policía cada vez más transparente. También se debe actuar con fuerza y mano dura. No se puede ser complaciente con el delito. Y, por otro lado, se requiere de más inversión social, porque eso aleja a quienes están procurando el delito de hacerlo.

P.Precisamente, hace poco tuvimos el episodio de los atentados. Luego se suspendieron los diálogos con el Eln. ¿Cuál es su posición frente a lo que se viene con esa guerrilla?

R.Lo primero es decir con contundencia que rechazo el hecho. Yo no acepto que se haya hecho una acción de este tipo. Me parece absurdo y complemente injusto. Tampoco voy a caer en la irresponsabilidad de decir que se acaben los diálogos solo porque eso pueda generar votos. Yo siempre he sido propulsora del ejercicio dialógico de la paz. Pienso que se debe aproximar una decisión rápida para el cese bilateral. Ello devuelve la tranquilidad a las personas que son objeto inmediato de esa guerra. Me parece que se debe retomar el diálogo. No creo que sea deseable ni recomendable dejar a la deriva de la guerra a la gente.

P.¿Cómo les explicaría a los familiares de las víctimas la necesidad de continuar el diálogo?

R.

De la misma forma que  he tenido que explicarles a mis hijos que a pesar de que nunca estuve en las Farc, y de que nunca he empuñado un arma, me puse a la tarea de que había que liberar a los secuestrados. Yo sé que es muy duro. Yo misma sufrí de secuestro y padecí toda esa guerra de difamación por el hecho de haber sido mediadora de un proceso. Creo que hace parte de la pedagogía de la paz que el país, infortunadamente, ha dejado de lado. Es más fácil decir ‘mátenlos a todos’, pero yo creo que esa no es la salida.

P.Contra usted se han creado todo tipo de vínculos con las Farc. ¿Usted qué tan cercana es de las Farc de hoy?

R.

Ninguno. Yo no estuve en la conformación del partido político ni en el lanzamiento. Es más, ni siquiera estaba en el país para ese momento. No tengo ni idea de cómo operan y no conozco la dinámica. Me parece importante que hagan el ejercicio de la política, que no es tan fácil como muchos creen. Como cualquier persona demócrata en el país, pues ojalá tengan las garantías para ejercerla. Pero realmente no tengo ninguna cercanía.

P.¿Cómo analiza el panorama de la izquierda del país?

R.

Yo pensaba que el Polo era de izquierda, pero cuando tomó la decisión de aprobar a uno de los voceros más importantes del grupo empresarial antioqueño, que es Fajardo, me pregunto: ¿cuál izquierda? Por otro lado, yo estaba convencida que esa coalición que armaron Petro, Caicedo y Clara iba para la consulta, cuando, oh sorpresa, Clara resulta fórmula vicepresidencial de Humberto de la Calle. Creo, así las cosas, que esta elección está todavía muy abierta, aunque se quieran tratar de imponer resultados finales a partir de las encuestas. Ahora, sinceramente, ese encasillamiento de izquierda-derecha creo que no resuelve nada. Yo, por ejemplo, estoy convencida de la necesidad de la industrialización del país y en la defensa de la iniciativa privada, pero ello no me vuelve una capitalista.

P.¿Y para las elecciones de Congreso?

R.Creo que la mayoría de la gente está enfrascada en las listas. Veo, por ejemplo, una actitud muy infortunada para la llamada lista de la Decencia, porque al irse Clara López, esa lista va a quedar bailando. Clara ahora va a decir: ‘voten por mí, y por la lista de la Decencia, pero no por la del Partido Liberal’. Creo que se ha generado una confusión que a quién menos beneficia es al elector, al que ve esto como una especie de comedia: lo que hoy era, mañana no es, y quién sabe  pasado mañana.

P.En casi todas las encuestas, usted aparece en último lugar, ¿le preocupa eso?

R.Para nada. Si me preocuparan, ya me hubiera retirado (risas). Y me preocupan tan poco, que cuando yo empecé a recoger firmas, todos me decían que no iba a recoger ni la de mi mamá. Pues bueno, recogí 2.450.000 de las cuales quedaron válidas millón y medio. Esa fue la mejor encuesta. Macron en Francia, por ejemplo, tenía antes de ser electo el 2%. Yo al menos tengo el 3.3% (risas).

P.La noto firme en la decisión de ir sola a primera vuelta.

R.

Sí. La verdad es que ninguno de ellos me propuso hacer alianza. A Petro dizque le da pena tomarse una foto conmigo, y yo jamás he estado en la guerrilla. Y Clara no lo quiso porque estaba esperando que Fajardo se fuera con ellos.

Escriba su comentario: