Cabello afro, la belleza de la mujer negra

Por: Daniela A. Cañón

Nuestro país es la nación de habla hispana con mayor cantidad de personas afrodescendientes en el mundo y por su mestizaje tiene un alto número de mujeres crespas entre su población.

Actualmente siguen estando muy presentes los estigmas generados en torno al cabello afro en las mujeres negras, donde se siguen estándares de belleza ignorando ese símbolo de reivindicación.

Para el teórico cultural, activista y sociólogo Stuart Hall, como consecuencia de las jerarquías raciales, se instauró lo que él llamó una escala étnica  con el fin de otorgarnos un estatus social según cómo nos vemos. El pelo era el “significante” más fácil de transformar.

Una práctica que consiste en alisar permanentemente el pelo crespo a través de agresivos tratamientos químicos han ocasionado que muchas de ellas tengan baja autoestima en sus vidas y poca aceptación en la sociedad. Este hábito es muy popular en el Caribe colombiano.

Expresiones como “¡Ay parece una esponja!”, o sinónimos de mala presentación personal o pobreza son vistas en todo el mundo.

Según un artículo publicado por la revista  afroamericana, EBONY, en la década de 1960, los afros decidieron recuperar ese cabello. Esta auto aceptación fue ampliamente conocida como el movimiento Black Hair –originario de los Estados Unidos durante la década de 2000-, que estuvo vinculado inicialmente al Black Power, una expresión que ha sido utilizada por diversos movimientos en defensa de los derechos de las personas negras en todo el mundo, especialmente en los EE.UU.

Para 1980 y durante la década de 1990, el uso del afro era prácticamente inexistente, cambio totalmente y las mujeres, en algunos casos, se tenían que alisar el cabello para conseguir un trabajo.

“Yo me lo alisaba para sentir que encajaba más, y que era como más aceptada”, relató Laia una mujer afro de Brasil que hace más de 9 meses tomo la decisión de llevar su pelo natural.

En el caso de Colombia, de acuerdo con un artículo publicado por el diario económico Portafolio, hace algunos años no se conseguían productos capilares especializados. Hoy existen cerca de 1.500 emprendimientos.

El año pasado, la capital del Valle del Cauca fue el escenario del XIII Encuentro de Peinadoras Afrocolombianas y el VII Foro “Nuestro Cabello: Nuestra Resistencia”. Allí se resaltó la importancia de la estética afro como herramienta de resistencia social y política.

Cirle Tatis, es una youtuber afro de Cartagena que se dejó su cabello natural para combatir el racismo, además, es  la  líder del movimiento Pelo Bueno, un evento que reivindica esa belleza. Según una entrevista difundida por el medio de comunicación VICE, ella menciona que “Desde los 10 años a las niñas les comienzan a alisar el cabello, un procedimiento que dura una o dos horas” y agregó que su mensaje es por “el derecho a llevar el cabello como yo lo quiero llevar y no como la sociedad me insiste que lo haga”.

En su cuenta de Instagram público un video de una niña negra, de unos 6 años aproximadamente, donde se ve como llora y se queja mientras su madre le alisa el cabello con un secador.

“No es solo el pelo, soy yo. ¿Quién soy yo con mi pelo afro?”, es la reflexión de una mujer negra en un vídeo difundido por PlayGround este año.

Escriba su comentario: